16 de julio de 2017

Una más y van...

Quizás es hora de volver a escribir, de usar un viejo método para descargar nuevos hábitos.

Es extraño cuando los viejos errores vuelven en forma distinta. Uno cree que, si bien los problemas de pareja son 50-50, las características del otro juegan un papel importante. El otro era malo, medio sociópata, te engañaba y maltrataba con alevosía. Y después te das cuenta que no, que te encontrás con el más bueno y los problemas son los mismos, sin tanta violencia explícita de por medio. Entonces te ponés a pensar: ¿el problema seré yo? Y estoy segura de que la respuesta es que no, por que me conozco, por que salvo a nivel romántico, siempre obtengo lo que quiero porque trabajo por eso y me esfuerzo. Sé lo que valgo, que es mucho, sé lo inteligente que soy y mis capacidades. Así y todo soy una inútil para las relaciones, es lo que hay.

Prefiero escribir por acá que intentar por vez mil explicarle lo que siento, llegó el momento de no exponerme a ser ignorada solo por ponerme en esa situación yo sola.