27 de junio de 2014

16 añitos fiera

¿Se acuerdan de esa sensación de la adolescencia de que el mundo es algo que nos podemos llevar por delante y que no hay nada que nos detenga?
Yo la recuerdo de refilón. Para cuando me llegó la adolescencia, la vida me estaba pasando por encima como un tornado, y lejos me dejó de la tierra de Oz. Sin embargo llegué a vislumbrar un atisbo de esa sensación, de esa idea joven de que las reglas las pone uno y todo es posible.
Hoy todavía tengo una reminiscencia de eso, una necesidad de sentir ese rush, esa adrenalina, de juntar esas fuerzas para sentir que nada me derrota y nunca nada lo va a hacer. Pero será por la edad, la cultura, o por mis propios prejuicios, algo me dice que estoy grande para eso, que tengo que poner los pies sobre la tierra y acotarme a lo que la realidad me presenta. A mi edad ya no se cuenta con esa protección omnipresente de los padres, que nos hace sentir que no importa lo que pase, todo va a estar bien. No existe la clara imagen de que todo lo que tenemos por delante es la vida, y lo único que tenemos que hacer es empezar a transitarla.
Mis pies se mueven inquietos, quieren caminar, correr, liberarse, soltar anclas, que les salgan alas. Pero mi cabeza les impide elevarse, les dice que ya no están para estos trotes y que tenemos que aprender a vivir con lo que nos toca. Las ansias de sentirse todo poderoso, de que todo escollo es solo eso, un objeto en nuestro camino, nada que no podamos soltar o sortear.La necesidad de sentir que mis fuerzas son mayores que la gravedad de la realidad que me rodea.
Las imperiosas ganas de volar.


3 comentarios:

  1. Como cuando el silencio es posible
    y las palabras empiezan a temblar.

    ResponderEliminar
  2. Yo no sé si hay una edad límite para correr, para volar, todavía yo suelo hacerlo y creo que me ha ido bien, ¡ánimate! tienes a tu favor un espíritu libre y joven

    ResponderEliminar
  3. Creo que siempre podemos volar, correr pero que todo inicia con un paso.

    ResponderEliminar